La brújula retadora: los 3 verbos que detonan la mejor versión de tí mismo

 

En esa búsqueda por encontrar una mucho mejor respuesta al ¿quién soy? ... me he topado con un ejercicio absolutamente empoderante y disruptivo, la búsqueda de la brújula retadora.


Al seguir los pasos específicos del ejercicio que hemos afinado (validado con resultados sorprendentes por más de 200 empresarios) podrás encontrar tu propia brújula retadora, aquella que te lleva a encontrar los 3 verbos que detonan la mejor versión de ti mismo. 

  1. Esta brújula te permite responder mucho mejor ¿quién soy? apoyándote en tus mayores fortalezas y talentos.
  2. Esta brújula actúa como un faro que te señala el rumbo y tu prioridad diaria para mantenerte enfocado sin distracciones en lo que mejor haces.
  3. Además esta brújla te retará a diario para ser una mucho mejor versión de ti mismo aportando y puliendo esas poderosas transformaciones que estás destinado a compartir.



Todo empieza por ir cuestionando y afinando la misma pregunta que queremos responder:

  • ¿Quién soy?

 

Aquí generalmente nos topamos con respuestas como “soy Iñaki”, “soy Carlos”, “soy María”, “soy Guadalupe”, ...

Es decir, nos definimos por nuestro nombre.



Algunos otros responden a la misma pregunta con una variante que más bien responde a la siguiente pregunta:

  • ¿Con quién me llevo?

 

Y aquí las respuestas tienen que ver con una definición tribal, la parte que nos une a personas similares:

“Soy consejero de Coparmex”, “soy empresario”, “soy del club de senderismo”, “Soy GPMero”, soy miembro de los “mosqueteros” y un largo cúmulo de nombres y membresías de aquellos con los que tenemos intereses en común.



Para la inmensa mayoría la respuesta a ¿quién soy? en la edad adulta se limita a responder típicamente alguna de estas dos variantes:

  • ¿Qué estudié?
  • ¿A qué me dedico?

 
Aquí las respuestas típicas son “soy ingeniero”, “soy arquitecto”, “soy consultor de procesos”, “soy el director del despacho de arquitectura xyz”, “soy abogado de la firma...”, “represento a la franquicia Z en México”, “soy el fundador de la cadena de restaurantes abc", etc.

 

 

¿Nos empoderan estas preguntas?


¡NO!

  • Ninguna de ellas nos reta.
  • Ninguna de ellas nos guía.


Estas variantes simplemente nos describe por alguna instantánea de nuestra vida a la que simbólicamente le damos demasiada importancia:

  • Nombre → el día que nos bautizaron
  • Tribu → cuando te uniste a un grupo por un interés común
  • Profesión → el día de tu graduación
  • Cargo → el más reciente estreno de una silla corporativa


Así nos pasamos la vida entera describiéndonos por algo que pasó en un instante, en lugar de algo que accionamos a diario- 

 

¡La respuesta debe ser más verbo que sustantivo!

 

 

¿Cómo respondemos entonces de una forma mucho más poderosa a quiénes somos realmente?


Todo empieza con afinar la pregunta que nos hacemos...

Aquí unas preguntas mucho más poderosas:

  • ¿Cómo me gusta contribuir?
  • ¿Qué me gusta hacer, crear, resolver?
  • ¿Qué me apasiona? ¿Qué puedo hacer por horas y horas sin darme cuenta que pasa el tiempo?
  • ¿Qué se me da bien? ¿Para qué me piden ayuda? ¿En qué realmente destaco vs. los demás?
  • ¿Cuál es la transformación que aporto y por la cual un sector específico me paga bien?
  • ¿Cuáles son las actividades que hago bien y con pasión que me dan una ventaja competitiva inherente a mi ser y mis talentos?
  • ¿De dónde y a dónde puedo llevar (o transformar) como pocos a otros?


Al final todo este conjunto de preguntas (muchas ligadas al IKIGAI, la filosofía japonesa que busca “la razón de ser”) me han llevado a encontrar una pregunta muy poderosa y específica:

  • ¿Cuáles son mejores transformaciones que le aporto al mundo con mis talentos?


Y es justo con esta poderosa pregunta que pude encontrar una gran brújula en mi vida que no sólo describe ¿quién soy? sino que me guía a responder ¿a dónde debo enfocarme para aportar lo mejor de mí sin distraerme?

De repente esta pregunta se vuelve como un gran coach: ¡te guía a actuar sin distracciones y te reta a ser tu mejor versión!

Veamos los detalles para responderla...

 

 

PASOS para encontrar la brújula retadora que integra tus 3 verbos transformadores

 

Veamos los pasos para encontrar tus 3 VERBOS TRANSFORMADORES que responden a ¿cuáles son las mejores transformaciones que le aporto al mundo con mis talentos?

 

 

Preparación:

Te sugiero como insumos previos a este ejercicio dos actividades específicas.

  1. Identificar tus 5 principales talentos (tomando un test)
  2. Responder las 4 preguntas clave de tu IKIGAI (la razón de ser)



INSUMO 1.
Identificar tus 5 principales talentos


Toma el test de Clifton Strengths (hay 3 variantes del test, te sugiero tomar la más económica que identifica los 5 principales)

Conocerás los 5 talentos más importantes que desarrollaste desde los 5 años de vida y te acompañarán por el resto de tu vida. Estos talentos te indican en esencia cuatro grandes tipos de actividades en los que puedes ser bueno: ejecución, influencia, relaciones o estrategia.


INSUMO 2.
Responde a las 4 preguntas clave del IKIGAI

  • ¿Qué me gusta hacer?
  • ¿Qué se me da bien?
  • ¿Por qué me pagan?
  • ¿Qué es lo que el mundo necesita de mí?


Al responder el ejercicio del Ikigai la idea es buscar las pocas cosas que están presentes y se intersectan en los 4 círculos (ver parte central de la imagen donde dice "Ikigai")

 

 

EJERCICIO PARA ENCONTRAR TUS 3 VERBOS TRANSFORMADORES


El objetivo final del ejercicio es encontrar los 3 verbos que definen las mejores transformaciones que aportas al mundo con tus talentos.

La imagen te muestra esquemáticamente el resultado que deseamos.




Para encontrar los 3 verbos seguiremos 5 pasos...

 

PASO 1. Selecciona tus posibles verbos

Revisa entre decenas de verbos aquellos que más resuenen con lo que mejor haces. Te sugiero escoger unos 10 a 15 verbos para empezar.


PASO 2. Agrupa los verbos en 3 grupos

Transcribe todos esos verbos y procura agruparlos temáticamente en 3 grupos. Cada uno de estos grupos estará asociado a las 3 principales transformaciones que aportas.

Ejemplo:

  • Grupo 1.
    Descubro, entiendo, aprendo, exploro, analizo
  • Grupo 2.
    Tropicalizo, diseño, clarifico, esquematizo, aterrizo
  • Grupo 3.
    Enseño, impulso, reoriento, guío, encarrero, acorto

 


PASO 3. Nombra tus 3 verbos

Encuentra el verbo que mejor describe la transformación de cada grupo.

La idea es encontrar el verbo que describa de la forma más precisa el valor transformador que aportas.

No te preocupes si en una primera versión no escoges el mejor (casi nunca lo encuentras a la primera, a mí me tomó varias semanas ver y refinar cada uno de los 3 verbos). Lo importante es que escojas un verbo inicial por cada grupo.

 

Ejemplo:

  • Grupo 1. 
    Descubro, entiendo, aprendo, exploro, analizo
    EXPLORO
  • Grupo 2. 
    Tropicalizo, diseño, clarifico, esquematizo, aterrizo
    → DISEÑO
  • Grupo 3.
    Enseño, impulso, reoriento, guío, encarrero, acorto
    → IMPULSO

 

PASO 4. Evalúa tus 3 verbos

Este paso lo debes aplicar al definir tus verbos inicialmente y de forma periódica (siguiente paso).


El objetivo es que los 3 verbos realmente te guíen y reten a ser mejor.

¿Pasan tus 3 verbos estos criterios?

  • ¿Describen transformaciones sustantivas?
    No es lo mismo descifrar un problema complejo que simplemente encontrar un punto en un mapa o hacer una llamada. Tus verbos deben describir una transformación relevante llevando al beneficiado de un punto A a un punto B con un beneficio sustantivo.
     
  • ¿Están ordenados secuencialmente?
    No es correcto decir: "entreno → recluto → defino". La secuencia correcta en la transformación realmente es “defino (perfil) → recluto → entreno”.
     
  • Al unir los 3 verbos ¿no hay traslape o huecos en la transformación que aportas?
    No es correcto por ejemplo: “Analizo → comparo → soluciono” Analizo y comparo son parte de un meta-diagnóstico. Es mejor juntar analizo y comparo en un sólo verbo y luego decir “descifro (analizo + comparo) → soluciono → implemento”.
     
  • ¿Cada verbo tiene un peso similar?
    No es lo mismo una transformación corta A→B vs. una larga o sustantiva B ------------->C. Lo ideal es que cada transformación tenga pesos similares.


PASO 5. Visualiza a diario y afina tus verbos


Coloca tus 3 verbos en un lugar visible, idealmente en tu espacio de trabajo.

Puedes listar el verbo principal y dejar los verbos similares al lado para ver las similitudes y pensar en nuevas formas de expresar la transformación.

 

Revísalos a diario y analiza: 

  • ¿Qué tanto te retan a ser mejor?
  • ¿Qué tanto vibras y te emocionas con ellos?
  • ¿Qué tan bien describen tus fortalezas y lo que aportas al mundo?



Pronto encontrarás que algunos verbos deben ser sustituidos por unos que te hacen más sentido.

Así por ejemplo, en mi caso me pasó lo siguiente:

  • Grupo 1. 
    Descubro, entiendo, aprendo, exploro, analizo
    EXPLORO (1a versión) → DESCIFRO (versión actual)
  • Grupo 2. 
    Tropicalizo, diseño, clarifico, esquematizo, aterrizo
    DISEÑO (1a versión) → MODELO (versión actual)
  • Grupo 3.
    Enseño, impulso, reoriento, guío, encarrero, acorto
    IMPULSO (1a versión) → CATAPULTO (versión actual)


Así pues, en el caso de mi primer verbo “Exploro” estaba más alineado a lo que yo hago en lugar de lo que yo aporto.

Al reemplazar “EXPLORO” por “DESCIFRO” resultó mucho más claro el valor que he aportado como ingeniero, consultor, empresario o coach a lo largo de mi vida.

“Exploro” no habla mucho del beneficio para otros, pero “Descifro” si lo hace.

Descifraba la problemática real que tenían grandes corporativos como consultor, descifraba lo que la gente realmente quería a la hora de navegar un portal, descifro los retos sustantivos que los empresarios tienen para realmente impactar más.

 

 

¿Para qué te sirven los 3 verbos?

 

Esta es la parte más importante, aplicar tus verbos para que puedas impactar mucho más haciendo mucho menos.

Hay 2 tipos de beneficios que acompañan a la "brújula retadora" :

  • El componente de BRÚJULA
  • El componente de RETO


El beneficio de la brújula

Una brújula te guía, te da dirección. Te ayuda a encontrar el gran destino y a priorizar la próxima curva. Así al tener claridad en tus 3 verbos podrás:

  • Definir el rol que juegas en tu negocio
  • Definir los roles que NO debes hacer tú y que mejor deben ser delegados, eliminados o sistematizados
  • Priorizar las tareas proactivas en las que apliques alguno de tus 3 verbos.
  • Eliminar o delegar la mayor cantidad de tareas que no están alineadas a tus 3 verbos.


El beneficio del reto

Al tener claridad en las grandes transformaciones que tú aportas al mundo estarás más enfocado en aplicar tus verbos a diario.

  • Al poner en práctica más a menudo tus 3 verbos te volverás mejor
  • Al mejorar te sentirás en estado de progreso y empoderado
  • El que progresa se siente más satisfecho y quiere aportar más al mundo


Ayúdate pues destinando más tiempo a aplicar tus talentos y menos tiempo en las actividades en las que los desperdicias.

 

Ayuda con ello al mundo transformándolo con aquello que tú haces mejor que nadie.


¡Rétate y sé mucho mejor en lo que mejor haces!

 

 

¡PRIORIZA y DELEGA como
los mejores CEOs del mundo!

MASTERCLASS en VIVO vía ZOOM

VER AGENDA

¡Domina las mejores prácticas de productividad que aplican los mejores CEOs del mundo!

Únete a más de 8,500 empresarios, CEOs y directores que reciben y aplican los mejores TIPS de conocimiento accionable

¿Quieres leer más TIPS de productividad e impacto para impulsarte como empresario, CEO o director? 

¡Quiero leer más TIPS de conocimiento accionable!
Close

50% Complete

Two Step

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.